InternationalDeutschSpanishChineseRussianFrenchSouth AfricaAustraliaUnited Kingdom

Optimización a través del control de SAACKE

Optimización a través del control de SAACKE

Características principales

  • Apto para cada planta, cada quemador, cada necesidad de control.

  • Evaluación competente, aun de los sistemas más complejos.

  • Optimización individual y selectiva de sistemas simples de control o de plantas completas.

  • Permite un comportamiento de funcionamiento armonioso y libre de fallos.

  • Extensión de la vida útil del quemador, la caldera y los periféricos.

  • Posibilita ahorros de combustible de hasta el 10 %

Respuesta optimizada del control, extensa vida útil, reducido consumo de combustible

El sistema de control de un sistema de combustión solo equivale a una pequeña e invisible parte de toda la planta. Sin embargo, siempre juega un rol central y alberga un potencial de optimización que muchas veces se subestima.

Independientemente de su estructura, los controladores registran presiones, temperaturas y niveles de agua. Monitorean velocidades, caudales o la conductancia del agua de la caldera e impulsan actuadores simultáneamente para mantener estos valores dentro de los límites predefinidos. Conectan o desconectan el quemador, controlan la cantidad de desalinización o ponen en marcha las bombas de agua de alimentación cuando el nivel de agua de la caldera es menor que un valor límite definido.

Según el comportamiento de los circuitos de control respectivos, los controladores deben configurarse individualmente: Una caldera pequeña con gran potencia de combustión, por ejemplo, reacciona naturalmente ante un encendido del quemador con mayor rapidez que una caldera grande con baja potencia de combustión. Por eso, la característica de regulación debe ser adaptada individualmente para poder suministrar siempre suficiente calor en todo momento, aun si la demanda de calor es fluctuante. Esto se aplica a todo tipo de circuito de control: Un ajuste del control adecuado impulsa los actuadores en el momento preciso y mantiene el valor real cerca del nominal.

En cambio, los controladores que no están ajustados favorablemente reaccionan muy tarde, demasiado rápido o muy lentamente. Tales circuitos de control pueden oscilar o no alcanzar los valores nominales. Desalinizan durante demasiado tiempo, encienden el quemador con gran frecuencia, operan el ventilador a velocidad excesiva o no pueden mantener los niveles de temperatura o presión. Todo esto no solo tiene un efecto negativo sobre el comportamiento de funcionamiento total sino que también derrocha considerables cantidades de combustible y energía eléctrica, reduciendo la vida útil de la planta.

Debido a este rol central de tales circuitos, SAACKE siempre les presta gran atención, incluso a los circuitos de control más insignificantes, teniéndolos en cuenta en la puesta en marcha, la reparación y la asistencia del servicio técnico. Después de un amplio análisis del sistema y del comportamiento de funcionamiento, los técnicos del servicio de atención al cliente de SAACKE optimizan cada uno de los circuitos de control, sin importar si disponen de un control de fuego en etapas, controladores compactos tipo PID o de un complejo PLC. De esta manera, SAACKE se encarga a nivel mundial, de velar para que las plantas operen más confiablemente, tengan una extensa vida útil y, como efecto secundario, que requieran hasta un 10 % menos de combustible. Y el efecto positivo que tiene esto sobre el presupuesto no es para nada insignificante!