InternationalDeutschSpanishChineseRussianFrenchSouth AfricaAustraliaUnited Kingdom

Economizador

Características principales

  • Aplicables en casi todas las calderas acuotubulares y humotubulares.

  • Son posibles plazos de amortización sumamente cortos < 2 años.

  • Reducción de las pérdidas a través de gases de escape de hasta el 6%.

  • Fácil de instalar.

  • Utilizable para gas natural, fuel oil liviano y fuel oil pesado.

Haciendo buen uso del valioso calor residual

Los intercambiadores de calor son ideales para extraer la valiosa energía residual de los gases de escape: Si están dimensionados de la forma correcta enfrían el efluente gaseoso hasta poco antes del punto de rocío. En el caso de plantas de calderas de vapor, el calor obtenido puede utilizarse idealmente para precalentar el agua de alimentación. En las calderas de agua caliente, el economizador sirve casi siempre para elevar considerablemente la temperatura de retorno. Independientemente de su forma constructiva, de la caldera y del sistema de combustión utilizado, el efecto es enorme e incrementa el grado de eficiencia de una planta de calderas hasta por un 6 %. Por eso, una modernización con economizadores SAACKE se amortiza en breve tiempo y tiene un efecto positivo tanto sobre el presupuesto como sobre el medio ambiente.

En general, la estructura de los economizadores es simple: Se componen de un haz tubular ubicado en el flujo de gases de escape de la caldera. El agua de alimentación o retorno es conducida por el intercambiador, típicamente en contracorriente cruzada, a fin de lograr altos grados de eficiencia. Según la composición y el contenido de hollín en los gases de escape, los tubos del intercambiador van provistos de una estructura más o menos corrugada o de superficies de área extendidas, de número variable de aletas, para lograr un efecto amplificador de la superficie de transmisión de calor. Gracias a estas medidas se pueden aprovechar considerables cantidades de calor adicionales del efluente gaseoso: Las temperaturas medidas aguas abajo de las calderas humotubulares, por ejemplo, fluctúan típicamente entre 180 y 280 °C, siendo reducidas a 110 - 130 °C con este procedimiento. Cada 10 °C de disminución de la temperatura los gases de escape incrementa el grado de eficiencia por un 0.5 % aproximadamente, de forma que el grado de eficiencia muchas veces aumenta por más del 5 % cuando se efectúa una implementación típica.

Los economizadores SAACKE se diseñan a base de componentes estándar y se adaptan individualmente a las circunstancias específicas, siendo generalmente adecuados para todos los sistemas de combustión de combustible estándar. Pero distintamente del gas natural, los gases de escape del fuel oil liviano y el fuel oil pesado se diferencian por su contenido de azufre, entonces los límites inferiores del enfriamiento son distintos. En combinación con un control de temperatura gases de escape adicional es posible regular el economizador muy sensiblemente, de forma que el efluente gaseoso se utilice siempre al máximo.

Independientemente de su forma constructiva, la implementación de un economizador SAACKE ya se manifiesta en el próximo cálculo de los costos de operación, destacando también por un sumamente corto plazo de amortización y larga vida útil.