InternationalDeutschSpanishChineseRussianFrenchSouth AfricaAustraliaUnited Kingdom

Gases especiales

Gases especiales

Calor confiable utilizando subproductos

Además del combustible estándar, gas natural, existen una serie de gases especiales con altos poderes caloríficos que muchas veces se queman o se combustionan utilizando un combustible soporte. Gases típicos de este grupo son gases de vertederos, gases plantas de tratamiento cloacales, gases de destilerías, gases de minas de carbón, gases de venteos o gases de coque. Todos ellos pueden aprovecharse térmicamente sin problemas, pero significan mayores exigencias para el sistema de combustión.

A diferencia del gas pobre, estos gases disponen de un notable contenido energético con más de 15 MJ/Nm³, de modo que resulta obvia su utilización. Pero la desventaja es que están disponibles en cantidades fluctuantes o con poderes caloríficos inconstantes. Los gases de venteos de los depósitos de combustibles son un buen ejemplo: Los contenidos de los tanques se componen de hidrocarburos volátiles, de fácil inflamación, de modo que los tanques son inertizados con nitrógeno cuando se llenan. Por eso, en la carga y descarga no sólo fluctúan el volumen y la cantidad de gas, sino también la composición de los gases que oscila entre el gas combustible puro y nitrógeno puro.

Mientras que los componentes inflamables del gas de refinerías consisten en hidrógeno y butano, el metano constituye el componente principal del gas de vertederos, gas de plantas de tratamiento cloacales o gas de minas de carbón. Ellos también contienen porcentajes apreciables de dióxido de carbono y nitrógeno.

Para todos los gases mencionados se requiere una medición del poder calorífico en el tren de válvulas de gas que registre el poder calorífico real instantáneo y lo transmita a la unidad de control de combustión. De este modo, el quemador puede recibir entonces la cantidad de aire correcta o incluso gas natural adicional para aprovechar el gas especial de forma limpia y prioritaria. En caso necesario pueden aplicarse también en esta fase los subproductos que se forman durante el proceso, pudiéndose quemar así paralelamente, por ejemplo, líquidos residuales de la operación de la destilería.

 Para aprovechar rentablemente los gases especiales, SAACKE ofrece dos soluciones: la serie de quemadores de atomización asistida a vapor TF-DDZG o la serie de quemadores torsionales SSB-LCG. Su probada tecnología utiliza confiablemente incluso gases difíciles, con presiones de suministro sumamente bajas y permite un ahorro en el presupuesto y una mejor protección del medio ambiente.