InternationalDeutschSpanishChineseRussianFrenchSouth AfricaAustraliaUnited Kingdom

Fuel oil liviano

Fuel oil liviano

El término «fuel oil liviano» se refiere, según el país, a distintos líquidos de origen mineral de baja viscosidad. Sus nombres comunes son, por ejemplo, «aceite combustible», «crudo reducido», «kerosene», "fuel oil EL" o "gasóleo". El fuel oil liviano es una mezcla de distintas fracciones de petróleo crudo y es cercano al diesel oil o al kerosene. Junto con el fuel oil pesado es el combustible líquido más importante para aplicaciones industriales. El fuel oil liviano dispone de una densidad energética relativamente alta y es fácil de almacenar y transportar. Dado que se encuentra en un estado líquido exento de presión puede transportarse a costos accesibles en barco, ferrocarril o camión. En principio, es posible suministrar el fuel oil liviano a cualquier parte del mundo, de modo que permite tanto la libre elección del proveedor como también una combustión a costos razonables, cuando no se dispone de gas.

La combustión limpia con un amplio rango de modulación y el bajo nivel de emisiones son otras ventajas más del fuel oil liviano. A diferencia del fuel oil pesado este combustible no requiere precalentamiento, y permite (en su variante con bajo contenido de azufre) aplicar tecnología de condensación de gases. En este caso se logra incrementar significativamente la eficiencia de la generación de calor a la vez que se reducen los valores de emisiones. El almacenaje a través de tanques requerido para el fuel oil liviano implica al mismo tiempo ventajas y desventajas: Por un lado, requiere parcialmente considerables inversiones y, por otro, precisamente esta opción de almacenamiento permite adquirir gran independencia de las fluctuaciones del mercado de los combustibles.

En Alemania, el fuel oil liviano está en venta como «fuel oil extra liviano (HEL) y estandarizado conforme a la norma DIN 51 603-1.

Fuel oil extra liviano (HEL)

El fuel oil extra liviano es una mezcla de distintos compuestos de hidrocarburos de una viscosidad cinemática menor a 6 mm²/s a 20 °C. Es muy similar a otros destilados livianos del petróleo, tales como el kerosene o el gasoil y posee un poder calorífico de 42.7 MJ/kg. El HEL es más liviano que el agua y posee una densidad específica de aprox. 0.86 kg/l a 15 °C.

Según el lote, el HEL entra en ebullición a un rango de temperatura de entre 170 a 390 °C y posee un punto de inflamación > 55 °C. El límite de ignición se encuentra en el rango de 0.6 a 6.5 % (en volumen).

El HEL es una sustancia contaminante del agua de la clase 2, de modo que deben observarse una serie de reglamentos durante su almacenamiento y aplicación. A diferencia del gasoil, no existen mezclas que dependan de la temporada para la operación y el almacenamiento a temperaturas bajas; más bien, para el HEL se indica en la norma DIN 51 603-1 un valor límite de temperatura de -10 °C, en el cual el combustible (dependiendo del punto de opacidad) aún debe ser filtrable.

Además de los fuel oils estandarizados, muchos productores ofrecen también las variantes «Premium». Estos combustibles disponen de aditivos que, por ejemplo, mejoran el poder lubricante, impiden la formación de hollín o contrarrestan el típico olor a fuel oil. El contenido de azufre del HEL se ha reducido en los últimos años. Desde el año 2008 debe ser menor de 0.1 % según la norma DIN 51 603-1.

 El HEL puede quemarse con alto grado de limpieza si el sistema de combustión está ajustado óptimamente y requiere aprox. 11 Nm³ de aire por 1 kg de combustible en su condición estequiométrica. En tal combustión se producen principalmente dióxido de carbono y agua, el punto de rocío de los gases húmedos es, en tal caso, de aprox. 120 °C, dependiendo del contenido de azufre.

Fuel oil extra liviano de bajo contenido de azufre (HEL de bajo contenido de azufre)

El HEL de bajo contenido de azufre también está estandarizado en la norma DIN 51 603-1 y se distingue esencialmente de la variante estándar solo por su bajo contenido de azufre, que no debe sobrepasar 50 mg/kg (0.005 %). Debido al contenido de azufre más bajo, el punto de rocío del efluente gaseoso también es considerablemente más bajo, llegando a unos 60 °C. Este combustible requiere un sistema de combustión especialmente apropiado, ya que su poder lubricante es generalmente menor. Un sistema de combustión tal permite, a su vez, utilizar tecnología de condensación de gases.