InternationalDeutschSpanishChineseRussianFrenchSouth AfricaAustraliaUnited Kingdom

Mínimos valores de emisiones y reducido consumo energético.

Descontaminación del aire de proceso

Descontaminación del aire contaminado

La gama de productos de SAACKE incluye tanto soluciones individuales como soluciones completas para descontaminar el aire viciado y utilizarlo al mismo tiempo energéticamente en la eliminación de los vapores desprendidos y del aire contaminado. El objetivo principal es la minimización del requerimiento energético para el calentamiento del aire contaminado y, a su vez, la reducción de los valores de emisiones relevantes. SAACKE dispone de los productos adecuados, la experiencia necesaria y amplios conocimientos específicos para alcanzar estos objetivos.

La gama de productos de SAACKE incluye:

  • Plantas llave en mano con quemadores, cámara de combustión y caldera recuperadora instalada a continuación.

  • Sistemas de combustión para la utilización de aire contaminado con bajo contenido de olores.

Productos de alta eficiencia energética e ingeniería especial

Las soluciones SAACKE combinan la descontaminación del aire con la utilización del calor generado. En este proceso, el aire cargado de olores se calienta y post-combustiona. El calor generado en el proceso se utiliza térmicamente en una caldera instalada a continuación. Por ejemplo, el aire contaminado de empresas que procesan productos cárnicos y papas no sólo es eliminado sino que también sustituye al mismo tiempo otras fuentes de energía al suministrar calor para los procesos.

SAACKE le ofrece el paquete completo para la descontaminación térmica de aire contaminado: Los ingenieros planifican y optimizan el sistema completo que frecuentemente consta de un quemador de la serie SSB, una cámara de combustión y una caldera recuperadora instalada a continuación. El quemador utiliza los combustibles estándar o especiales y destaca por sus excelentes propiedades de mezcla del aire de combustión y el aire contaminado. De este modo se logra reducir significativamente la cantidad de combustible requerida para la oxidación de las sustancias nocivas. Detrás de la cámara de combustión se instala una caldera de recuperación para que el calor que se genera por la post-combustión del aire contaminado pueda recuperarse en este sistema.

Esta solución completa minimiza las emisiones de monóxido de carbono, NOx y de hidrocarburos no quemados. Es la solución eficiente y respetuosa del medio ambiente para su sistema de descontaminación del aire.

Utilización del aire contaminado como aire de combustión

En algunos procesos sólo se generan cantidades menores de aire contaminado, de modo que se puede prescindir de la aplicación de una cámara de combustión con caldera recuperadora instalada a continuación. En lugar de ello, el quemador SSB puede instalarse en una caldera con una mufla especial, por ejemplo, en una caldera humotubular. El aire contaminado es conducido tangencialmente a la mufla con escaso requerimiento de presión.

Si el aire contaminado contiene sólo pocas sustancias olorosas pueden utilizarse cantidades menores de este aire como aire de combustión, sustituyendo así parcialmente el uso de aire fresco adicional. Los ingenieros de SAACKE también son responsables de la regulación de la proporción de aire fresco y aire contaminado. Por supuesto, siempre considerando la planta completa, como un todo.

También cuando se trata de aire contaminado difícil, tal como el que se genera en las plantas de eliminación de cadáveres de animales, SAACKE ofrece una solución para la eliminación de los vapores desprendidos. Este aire altamente viciado, con alto contenido de vapor de agua y sustancias olorosas y un poder calorífico muy bajo, es conducido a una cámara de combustión. En estos casos, muchas veces se utiliza la grasa animal de la misma planta es una opción de combustible económico aplicando un quemador de la serie SKVG.

¿En dónde se aplican sistemas de descontaminación del aire?

Los sistemas de descontaminación del aire se aplican para eliminar los olores desagradables de los aires viciados con alto contenido de sustancias olorosas que se generan, por ejemplo, en la industria alimenticia, destilerías o en la industria química, antes de que sean despedidos al medio ambiente.

Esencialmente, existen dos métodos para la descontaminación del aire: la descontaminación térmica y la descontaminación biológica. La primera tiene la ventaja de que puede aplicarse también en los casos en que la composición del aire contaminado es inconstante y cuando se trata de grandes cantidades de aire contaminado. Para la descontaminación térmica del aire contaminado, éste es calentado a más de 750 °C, ya que las sustancias olorosas orgánicas requieren temperaturas más altas para reaccionar y producir CO2 y agua, siempre y cuando permanezcan en la cámara de combustión durante el tiempo de residencia necesario. En consecuencia, el reto consiste en alcanzar las altas temperaturas con el mínimo requerimiento energético posible. Por eso, es necesario analizar cada planta individualmente y optimizarla con una ingeniería calificada y respaldada por la experiencia.